sábado, 31 de diciembre de 2011

El tercer escrito


Acá en la página blanca
de esta aplicación,
Scriffon se llama,
camino sobre el tercer escrito
con las letras que punteo,
una a una,
con diez dedos de las dos manos
que disfrutan
con cada sensación.
Es puro recreo escribir porque quiero.

Sin ninguna duda
anida un ansia
que no se oculta,
el deseo de pasarlo,
el tiempo,
disfrutándolo,
ahora escribiendo,
y ahora tú leyendo.

Palabra a palabra,
con mucho cariño
y todo el interés
desenredamos las ideas del cerebro
colocándolas del derecho y del revés
entre algunas neuronas,
muchas ganas,
más de un recuerdo
que se mezcla en los meandros de los sesos,
y tus ganas de leer.

Es Noche Vieja
en dos mil once,
está llegando la noche
y he de ayudar con las cosas de la cena,
dejaremos descansar las letras
deseando a todos,
a mí y a vosotros,
que el Año Nuevo sea feliz todo él entero.
Aupa todos en el dos mil doce.

Infinito y un trozo parece todo

Todo entero es más que infinito.
Todo entero es todo,
a infinito siempre le falta algo
aunque sea poco,
aunque sea algo enano
le falta algo desconocido.
Infinito siempre será un trozo,
una parte del todo.
Más allá de todo no hay ni un poco.


Es todo un poco loco,
algo loco.
O infinito.
Yo soy, solo.
Presente de indicativo.
Ya sé algo.
¿Todo átomos?
Y dentro del átomo la nada y el todo.

viernes, 30 de diciembre de 2011

Hambre

En muchos lugares de África,
y de América,
y de Asia,
y de Oceanía,
y de España,
y de Europa,
España está en la gran Europa,
sin ser realmente consciente en mis neuronas
hay gente con hambre.
Hay gente que se muere de hambre.
Es la pequeña conquista
de mi generación perdida.
Es muy importante saber
que los muertos no volverán otra vez
para reprocharme su hambre.
Resultaría insoportable
que cada día un niño
me despertase diciéndome con cariño
que no me preocupase,
que murió sin sentirlo
aunque muriera de hambre.

jueves, 29 de diciembre de 2011

Amada con pasión

Viene y vuelve a venir,
parece una canción de niños
este sentir
entre mis sienes tu cariño.
Yo también te quiero
con toda la fuerza entera de mi cerebro
mas tú quieres la fuerza del corazón
y no te la niego,
siendo lo mismo es pasión
que la cultura certifica preferida
en letras escritas con tinta,
aunque si deseas franqueza
más me fío de lo que siente mi cabeza
y dejo para el motor de mis venas
la potencia gallarda
que inunde mis sesos de sangre encarnada
para poder sentirte en toda tu grandeza.
Amada.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Un beso

Con la yema de un dedo te acaricio,
infinito.
Con la palma de la mano un saludo,
absoluto.
Con el contorno de los brazos un abrazo,
ilimitado.
Con dos labios pegados en un beso,
te quiero.

martes, 27 de diciembre de 2011

Deshojando aquella flor

Flores mirando al sol
deshojadas por el amor,
sí y no, sí o no,
será otra la razón
de que me quisieras tú
y de quererte yo
pero tuvo su valor
mientras duró la ilusión.
Era yo, eras tú,
fuimos los dos
deshojando una flor.

domingo, 25 de diciembre de 2011

La prensa en España

La calidad de la prensa en España
es barata, reducida es su calaña.
Sólo hay que ver
un poco la televisión,
sin necesidad de mirar,
y ya ves qué se cuece,
periodismo de investigación
de ése que sorprende.
¿Calidad.?
¿Formalidad.?
¿Honestidad.?
Puedes aprender
el número de letras que hierven
en el plato de sopa caliente
de la persona de mayor fama
y menor mérito
de todas las españas,
o la más culta palabra
del último superviviente.
Eso es la tele.
Y ése es su crédito.
Es la cultura de nuestras letras hispanas
y el derroche aventurero
que nuestros corresponsales más señeros
prodigan en sus crónicas de la vida.
La prensa escrita
no le va a la zaga,
muchas veces la aventaja
con novedosas iniciativas.
Acabo de leer
en un diario para mí desconocido
un célebre título harto manido.
"El candelabro".
Ya lo he escrito en otras ocasiones,
"Sofía Mazagatos,
maestra de cronistas y redactores".
Y qué decir de la veracidad de las noticias
o de la honestidad de nuestros periodistas.
Tanto me impresiona la prensa española
que las palabras se me agotan.
Leed malditos, escuchad y ved.
¡En qué habremos pecado tanto
para estar tan pulcramente informados!
La culpa es mía, me dirá un tertuliano.
¡Puede ser!

sábado, 24 de diciembre de 2011

Un hermoso correo

Hoy, como así,
cosas de magia,
y me hicieron sentir.
Fue de la forma más fácil,
en diez líneas cortas
y con la firma de una persona hermosa.
No pude dejar de responder antes de comer.
¿Por qué?
No sé,
entre la Navidad, que me hablaba de La Paz,
de ojalá,
hermosa palabra cada vez que se confirma,
también fue como conocer a Juan,
como un picoteo pero más extenso
aunque mi respuesta
entró en los ciento sesenta;
no hace falta que escriba por qué,
fue todo sentimiento.
Un hermoso correo.

Fue empezando

Cuando el blog aún no era,
siquiera empezaba,
escribía de colores sin tener una página,
de cómo serían las letras,
de cómo dar forma al lenguaje,
escribía de cosas varias.
Sin saber cómo se hacían las frases,
los renglones de palabras,
lo que sería,
las letras ya bailaban.
Yo aprendía
y escribía en la experiencia
sobre las pruebas que hacía,
en esos renglones que traigo
un poco más abajo
está la simiente de estas líneas,
algo así como el marco del cuadro.
O la tela.
O la tinta.
Son las palabras que empiezan.



Entrada.
El lugar de la pantalla
en el que se escribe
y se preparan las palabras
que luego serán página.
También es el resultado
tal como quede
una vez finalizado
lo que se ve.
Aquí le hago caso
a estarla preparando.
Empezando estamos
y por ahora va como sigue.
El color del fondo lo dejo transparente,
el color del borde de un color diferente,
osea, a través de él no se ve.
El color de biselado dejo que sea el mismo,
aunque no sé lo que es
esto del biselado, no sé su sitio
aunque lo imagino.
Un día lo sabré.

El blog de las cosas rotas.
En el blog de pruebas
he cambiado cosas,
sólo algunas,
pequeñas,
pocas.
A los paneles laterales la anchura,
doscientos la del izquierdo,
la del derecho trescientos diez,
de uno al otro se llevan más de cien,
no sé si es perfecto
pero a mí el resultado me queda bien.
Corremos,
como un caracol pequeño.

Lo que se escribe.
Textos grises,
algunos,
otros en colores azules,
al final serán miles
los que al empezar son pocos.
Les falta recorrer tiempo en el mundo
para hacerse montón,
una pequeña hilera de letras.
El título irá escrito en palabras negras,
o también grises.
El tipo de letra,
ése será casi siempre el mismo.
Luego todo resultará distinto
pero escribiendo esto, mientras tanto,
me he divertido
como un pequeño enano.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Pasión en el leer

Pasión en la lectura.
En las manos un texto que me gusta
y disfruto mientras leo.

No necesito leerlo
como tú lo entiendes,
no necesito ni entenderlo
como no necesito saber inglés
para disfrutar de Bach en alemán.
Espero que no me entiendas mal
pero disfruto leyendo
tan solo con leer.
Lo que luego entiendo,
si entiendo, puede ser
más o menos placentero,
y si decido gastar un poquito de tiempo
en entender
entonces es que es
algo parecido a un paseo
por los senderos del cielo
y entra con cariño en mi cerebro
bañándolo de placer.

Poesía.
Disculpa
pero no tiene nada que ver,
puede ser poema basura
y savia divina la prosa leída.

Muchas veces,
sin entender
lo grande es sentir.
Antes de leer suelo pedir
que los segundos corran
dejándome vivir horas y horas
de continuo gozo
como si fuera un niño bobo.

Tampoco me importa recordar,
si no lo hago tendré la oportunidad
de volver a disfrutar,
pero eso sí que es ciencia exclusiva
de la poesía.
La prosa solo me provoca una vez
porque después se deja reconocer,
la poesía evoca en mí cada día
si de verdad entra en mi vida.
No sabes el porqué
pero pienso en Argentina.
Yo sí lo sé y Borges, aunque fue,
aquí no tiene nada que ver.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Niños con hambre

Hoy, más bien ayer,
en un rato
tenía prisa
como si de la vida
se me escapara un pedazo
si tardaba.
Corrí que se me partía el alma
mientras casi no vivía.
Llegaron tarde
y no pasó nada
excepto el hambre.
No tuve ganas de comer
pero tuve tiempo de pensar
mientras tardaban los que no llegaron,
los que se disculparon cuando llamaron
desde un despacho.
Tuve que volver,
ahora despacio.
El hambre.
Hoy que yo tuve prisa
durante una hora,
en todo el día
se han muerto setenta mil personas.
De hambre.
Unas treinta mil eran niños y niñas
muertos de hambre.
No fue desagradable
mientras pensaba
en tanta desgracia.
Pero cerrados los ojos,
a oscuras lloraba
en el silencio de la calle.
Solo vomité dos lagrimas
de agonía triste.
Agonizante.
Mi prisa resultaba un simple y estúpido chiste
cuando ya sabía
que mañana otras setenta mil personas
iban a tener prisa porque se morían
de hambre.
Eso sí es prisa.
Lo escribo sentado,
sin correr,
con la ventana a un lado
y el ratón descansando
mientras tecleo lo que has de leer.
No veo la luna pero la sé.
También sé que van a morir.
Te acabo de hacer culpable también a ti.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Lindo y el grillo

Es lindo.
Linda palabra
que enjuaga los oídos
de mar en calma,
como que danza
en suave baile
cerca de los tímpanos
el aire.
Campanilla,
que tintineando, suena
como a un grillo,
alado, que no vuela
pero mueve alas de viento
que frotándose suenan lindo.
Lindo y violento,
agresivo amante de la espada,
así es el grillo.
Linda palabra
es lindo.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Mi insomnio

Insomnio,
como un demonio.
Persistente.
El sueño que no viene.
Desordenada mente.
Dejas que no piense y no puedes,
se revuelve,
igual que el cuerpo cansado,
tal como ayer
caminas por la noche gastado.
El sueño que no vuelve.
El descanso,
llegará la mañana otra vez
y verás que estás más despejado,
tal como ayer,
sin saber porqué.
Importante porqué.
Sin haber dormido duermes.
El cerebro eléctrico que no hace caso.
El cerebro que me desencarcela.
El cerebro que dentro ordena.
¡Duerme!
Sin haberlo sabido despiertas
y vives.
Más de un año, acostumbrado,
cada noche en la misma sala del mismo cine.
La misma pantalla que quieres negra
siempre blanca.
Un solo problema.
Me acostumbré.
Ocasional.
No duró una eternidad.
Como todo, pasa.
Hoy dormiré otra vez
tal como ayer.
Otro hoy de otro ayer.
Se fue.
El insomnio.
Un demonio
que ya no es.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Alguien ha de hacer que camine el mundo

Las mujeres se interesan por las personas,
los hombres se interesan por las cosas,
es la norma.
Consumo.
Guerras, dinero, religión, alcohol, fútbol.
Alguien ha de hacer que camine el mundo.


Unas juegan con niños,
otros en los casinos.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

El peldaño mojado

El peldaño,
si resbalo da igual si subo o bajo,
me caigo.
Es lo más probable
aunque con suerte me equilibro
y salvo los huesos de un batacazo.
Sin suerte quien escribe se cae,
me derribo.
Ya veremos más tarde
si se rompe el peldaño
o la cabeza grande,
a él no le importa nadie,
a la cabeza le importa ella
y si el mármol se agrieta,
por no pagarlo.
El peldaño estaba mojado.
Siempre pensando en las pesetas.
¡Qué miseria!

De mármol.

martes, 13 de diciembre de 2011

Navidad

Navidad.
De ella leía
que es fiesta del consumo
y no siendo mentira
no es su culpa
sino tuya,
como mía.
Fácil escudo,
vil excusa
que buscas y que uso,
mas no compres
lo que no usas,
no te atiborres
en la basura
de una sociedad viciada en humo.
Busca y no huyas con palabras absurdas.
Saluda.
Celebra la fiesta,
besa a una persona,
abraza a otra,
abrázalas a todas,
besa al mundo
y déjalo sentir en ti.
También flota en la Navidad la felicidad.
A mí me gusta terminar,
y la paz.
Te ofrezco un abrazo muy grande.
Felicidades.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Tiempo de letras

Tiempo de letras,
de escribirlas para leerlas.
Todos los días.
Las escribo en cualquier segundo que se despista.
Se juntan en palabras y hacen magia
entre las neuronas que se comunican
para decidirlas,
para cambiarlas.
para ordenarlas,
para leerlas otra vez antes de dejarlas quietas,
todo para que alguien las lea.
Yo siempre soy el primero que disfruta de ellas,
antes de nacer,
también las saborearé después de que las leas,
otra vez,
más veces,
en los labios una sonrisa,
siempre,
todos los días
al escribirlas para leerlas.
Tiempo de letras.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Manos amigas

Ayuda,
hermosa palabra que significa
el sorbo de agua
de unos ojos que miran
cerca o en la distancia
en la sed que embriaga
de una sepultura,
la mía,
la tuya,
la suya.

Con ternura.
Hay tantas manos,
con callos de azada
y lágrimas de agua pura
regando sus almas,
destapando tumbas,
y solo miramos lo que destaca,
el diablo de la usura
o el ángel de la venganza.

O a mí que no hago nada,
o casi nada.

viernes, 9 de diciembre de 2011

El tren de leer

El tren.
Ideas que viven
en vagones de letras
y cuentan lo que tú quieras.
Tus palabras.
Largo como escribas,
basta un trozo de una línea.
Kilómetros de tinta férrea
o sencillamente esencia
de una rima.
No me importa que se repita,
me importa que se lea.
Vale con una idea.
Tuya.
Aunque no rime.
Se lee.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

¡Animales!

Los bichos se remueven por todos los sitios,
todo tipo de criaturas me molestan
aunque el único problema
sea que existen y merodean conmigo
entre las hierbas del jardín.
¡Ya la aplasté! Exclamé.
La vi
y una plancha grande de madera encima de ella lancé.
La mariposa murió aplastada entre el suelo y la tabla
mientras yo vociferaba en voz alta la matanza.
Tanta palabra no es redundancia sino heroicidad humana.
Violencia innata.

No,
solo es imaginación
que no maté nada.
¿Y si el mosquito fuese de mi tamaño,
inteligente y despiadado,
y solo hubiese un metro de aire
entre él y yo?
No tendría derecho a matarme
porque es menos hijo de Dios.
¡Animales!
¿Seguro que somos la joya de la Creación?

martes, 6 de diciembre de 2011

Limpiando

Almuerzo.
Fuego,
agua que quema,
sin bacterias,
de nuevo empieza.
Un cubierto limpio.
Siesta.

Cena.
Me repito.
Fuego.
Agua.
Limpio.
Duermo.

domingo, 4 de diciembre de 2011

El auto

Un kilómetro andando,
y respirando,
no es difícil recorrerlo en diez minutos,
sobre todo si el terreno es llano.

Un kilómetro en auto,
subimos,
nos colocamos,
arrancamos,
desaparcamos,
circulamos,
llegamos al sitio,
buscamos aparcamiento,
nos detenemos,
aparcamos,
nos bajamos.
No es fácil hacerlo
teniendo menos
de seiscientos segundos
aunque sea cuesta abajo.

Mal negocio si además
con malos humos y suciedad
polucionamos
el aire que respiramos.

viernes, 2 de diciembre de 2011

La gaita

Gaita que suenas repleta
mientras vacías tu pulmón de aire
y el beso de la música te llena
en el mismo y justo instante.
Gaita que tocas en el aire tus notas,
haces que sueñen todas mis neuronas.
Es una amiga mía quien te sopla
con un beso que envidia mi boca.
Tú eres gaita gallega,
mi amiga mas que bonita es bella.
Entiéndelo como quieras
que siempre seréis hermosas.

Firefox